Consultas

CONTAMINACIÓN AUDITIVA - Se han hecho solicitudes a los arrendatarios del local del edificio vecino

Se han hecho solicitudes a los arrendatarios del local del edificio vecino, en relación con los ruidos que producen, sin que se hubiere podido solucionar el problema.Los residentes informan que siendo la 1:50 de la madrugada el ruido es muy alto y ante la imposibilidad de dormir por el ruido que producen los empleados del almacén, me solicitan buscar una pronta solución. Les solicito muy comedidamente nos indiquen los pasos a seguir para resolver el problema.

RESPUESTA.

El nivel de tolerancia social del ruido está condicionado, principalmente, por la situación espacial (la zona) y temporal en la cual se produce (la hora en que se produce). Existen unos estándares máximos permisibles de niveles de emisión de ruido en decibeles definidos en la resolución 0627 del 2006 del ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, de acuerdo con el sector y subsector, tanto en horario diurno (7:01 am a 9:00 pm) como en horario nocturno (9:01 pm a 7:00 am); exceder estos límites infringe las normas de policía, por lo que se puede exigir a los establecimientos, locales y áreas de trabajo el estricto cumplimiento de los niveles sonoros permisibles.

Los propietarios o personas responsables de fuentes emisoras de ruido, están en la obligación de evitar la producción de ruido que pueda afectar y alterar la salud y el bienestar de las personas, lo mismo que de emplear los sistemas necesarios para su control con el fin de asegurar niveles sonoros que no contaminen las áreas aledañas habitables.

Así mismo, es deber de la Alcaldía garantizar la protección del espacio y orden público de los habitantes y de controlar el sonido y en caso de que sobrepasen los decibeles en el día (aprox.65) o en la noche (aprox. 50) podrá imponer multas sucesivas, o suspender las actividades u ordenar el cierre definitivo delestablecimiento.

En el caso expuesto, si el ruido contaminante supera el nivel permitido para la zona, se sugieren algunas acciones que pueden ejercer los directamente afectados:



AUTORIDAD DE POLICÍA.



Como los ruidos provienen del exterior del edificio, cuando se presenten hechos de niveles muy altos de ruido se puede acudir a las autoridades de policía, toda vez que es responsabilidad de la Policía aplicar el Código de Policía y exigirles a los infractores que cesen su actividad o aplicar los procedimientos del caso de manera inmediata para restablecer el orden. En caso de que ello no ocurra se pueden interponer las quejas del caso ante la correspondiente Alcaldía Local. Es necesario exigir que se levante el correspondiente informe de policía.



QUERELLA POLICIVA.



Acudir ante la alcaldía local correspondiente para interponer una querella policiva encaminada a que el infractor se abstenga de perturbar el uso y goce de los inmuebles vecinos. Este proceso lo adelantará el inspector de policía a quien corresponda el caso por reparto. Para ello es importante tener un certificado de existencia y representación del establecimiento infractor.

Se debe tramitar preferiblemente por escrito en los formatos establecidos, indicando la dirección exacta del establecimiento comercial, la perturbación generada, y la población afectada, indicar la dirección de correspondencia para que le sea notificado cualquier trámite.

Para ello es indispensable documentar las infracciones mediante videos, fotografías, testimonios, requerimientos, informes de policía, minutas de vigilancia y demás pruebas que permitan demostrar ante la autoridad el exceso de ruido.

Mediante los procesos de policía se busca evitar que se perturbe el derecho de posesión o mera tenencia que alguien tenga sobre un bien, y en el caso de que se haya violado ese derecho, para restablecer y preservar la situación que existía en el momento en que se produjo la perturbación.

El derecho policivo, se refiere a la particularidad de la función preventiva del Estado, y está constituido por una serie de normas de carácter nacional, departamental, y municipal que regulan por una parte la función del Estado, orientada a asegurar su existencia en el orden interno, proteger la integridad de las personas en su vida, honra, bienes, y por otra parte regular la conducta humana con el fin de evitar el abuso de la libertad en perjuicios de la colectividad y del ejercicio de los derechos de todos.



ACCIÓN DE TUTELA ANTE LA VIOLACIÓN DE DERECHOS FUNDAMENTALES.



En los casos particulares en que estén siendo afectados derechos fundamentales de las personas, podría intentarse el amparo de los mismos vía tutela, en procura de la protección a los derechos a la tranquilidad, a la salud, a la intimidad personal y familiar, a la vida digna. La acción debe promoverse directamente por los afectados y no por la copropiedad.

Aunque este es un tema propio del derecho policivo, se debe analizar la situación particular de cada uno de los afectados, en especial de los menores, enfermos, adultos mayores, discapacitados y en los casos en que exista una afectación a derechos fundamentales como lo es la salud, se puede solicitar al juez de tutela la protección de estos derechos, ante la violación por el exceso en el ruido producido por el establecimiento, con el fin de que se haga un llamado para evitar que el ruido continúe superando los niveles sonoros máximos permisibles.

En cuanto a la molestia que algunas actividades pueden ocasionar a los asociados, la Corte Constitucional ha sostenido:

“A través del amparo constitucional se ha protegido a los ciudadanos que han sido víctimas de la contaminación auditiva. En la Sentencias T- 460 de 1996, se tuteló el derecho a la salud, a la tranquilidad y a la vida, de la actora y ordenó al demandado que realizara su actividad económica, sin traspasar los niveles de contaminación ambiental y auditiva permitida, entre los argumentos de la sentencia está que: “la acción de tutela es un mecanismo eficaz de protección de los derechos a la vida y a la salud de personas que se encuentran en estado de indefensión frente a particulares que contaminan auditivamente el medio ambiente, produciendo disminución en la calidad de vida de los vecinos”. Los derechos a la intimidad y a la tranquilidad, en principio, deben ser protegidos por las autoridades administrativas y policiales que son las encargadas de ejercer controles frente a las perturbaciones de terceros. En este sentido la Sentencia SU-476 de 1997, indicó que la prevención de comportamientos por parte de particulares que alteren el orden público es competencia de la administración pública: “El mantenimiento de la seguridad, la tranquilidad, la salubridad y la moralidad públicas, exige de las autoridades administrativas -poder de policía administrativo-, la adopción de medidas tendientes a la prevención de comportamientos particulares que perturben o alteren estas condiciones mínimas de orden público que impidan a los miembros de la sociedad o de una comunidad en particular, disfrutar de sus derechos sin causa legal que lo justifique”. ( Corte Constitucional. Sentencia T-359/11)





QUEJA ANTE LA SECRETARIA DISTRITAL DE AMBIENTE POR CONTAMINACIÓN AUDITIVA



La Secretaría Distrital de Ambiente, como autoridad ambiental del Distrito Capital, ejerce las funciones de control y vigilancia del medio ambiente y los recursos naturales renovables, conferidas al Alcalde Mayor como máxima autoridad de policía en Bogotá. D.C.; en relación con el cumplimiento de los deberes del Estado y de los particulares en materia ambiental y de proteger el derecho constitucional a un ambiente sano.

En consecuencia, la Secretaría Distrital de Ambiente tiene a su cargo, en especial, el conocimiento, control, seguimiento y sanción ambiental de las quejas, solicitudes, reclamos y peticiones de los habitantes de Bogotá, D.C. relacionadas con afectaciones al medio ambiente generadas por emisión de niveles de presión sonora de los establecimientos de comercio abiertos al público.



Normatividad relacionada:

<ul>
Constitución Política
Ley 675 de 2001
Código Nacional de Policía y Código Distrital de Policía
Resolución 0627 de 2006 Por la cual se establece la norma nacional de emisión de ruido y ruido ambiental
Decreto 2591 de 1991
</ul>


 

Copropiedades.com.co

cmc@copropiedades.com.co

+57 1 7444120

Carrera 19A # 84-82 Of. 201 

Bogotá - Colombia